CONCURSO INTERNACIONAL DE COMPOSICIÓN “GERARDO GUEVARA” 2019

GANADORES 2019

Ganadores del
Concurso Internacional de Composición 

“GERARDO GUEVARA” 2019

Ricardo Monteros

Engels Ricardo Monteros
Tello

PRIMER LUGAR

EMILIO_VILLACIS

Emilio José Villacis
Villagrán

SEGUNDO LUGAR

Angel di Luca

Ángel Stephano Di Luca Acuña

TERCER LUGAR

MAteo Teran

Mateo Alejandro Terán Alcocer

MENCIÓN DE HONOR

BIOGRAFÍAS

ENGELS RICARDO MONTEROS TELLO: Compositor y director de orquesta ecuatoriano, realizó sus estudios de composición musical en la Academia Superior de Música A.V. Nezhdánova de Odessa, Ukrania, título Rojo, Máster en pedagogía musical del Instituto Pedagógico Superior Ushinsky de Odessa – Ucrania. Actualmente realiza estudios de doctorado en Filosofía en la Universidad Regional MAUP de Kiev, Ucrania. Ganador de varios concursos nacionales e internacionales de composición entre los que destacan: Concurso de la YOI – Rusia y Concurso Nacional de Composición de la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (todas las ediciones) y Concurso Nacional de composición de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil – Ecuador (única edición), sus obras han sido estrenadas en importantes festivales internacionales de países como: EEUU, Rusia, Holanda, Alemania, Ucrania, Grecia, Japón, Venezuela, Brasil, Chile, Costa Rica, Argentina, Colombia y Ecuador.  Actualmente se desempeña como Rector del Conservatorio Superior Nacional de Música, Director Académico de la Escuela de Música MUSIKUM, Director fundador del Grupo de jóvenes compositores CREANDO ECUADOR, Presidente de la Fundación Ecuador Sinfónico – FES, Director Musical Titular de la OES – Orquesta Ecuador Sinfónico, Núcleo de la red de Orquestas y Coros infanto juveniles del Ecuador, proyecto que acoge a jóvenes músicos de varios países de la región como: Ecuador, Venezuela, Colombia, Cuba y México.   

 EMILIO JOSÉ VILLACÍS VILLAGRAN: Pianista quiteño, nacido en 1996, comienza sus estudios musicales en el Conservatorio Municipal de Pomasqui para continuar en el Conservatorio Nacional de Música llegando a obtener el título de bachiller técnico en piano, bajo la tutela de Alex Alarcón Fabre. Es licenciado en música y mejor graduado de la “Universidad de los Hemisferios”, donde ha sido profesor de la catedra de piano además de director, compositor y arreglista del Coro y Orquesta de Cámara de la UDH. Forma parte del quinteto JazztAmos como pianista, compositor y arreglista. Ha participado como solista junto o la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (OSNE) como ganador del concurso “Jóvenes Solistas” edición 2019. Ha participado en el Festival Internacional de Flautas a cargo del maestro Luciano Carrera y ha tocado junto a la Orquesta Nacional de Flautas del Ecuador. Ha trabajado también como profesor de piano en el taller Clave 12 a cargo del maestro Freddy Godoy. Ha sido pianista invitado de la “Orquesta Joven Ecuador” y ha recibido clases magistrales con maestros de distintas partes del mundo como Estados Unidos, Cuba, Brasil, Armenia y Ecuador.

 ÁNGEL STEPHANO DI LUCA ACUÑA. Nació en Guayaquil, Ecuador, el 14 de Marzo de 1994. Realizó estudios de Teoría
Musical en el Conservatorio Antonio Neumane de Guayaquil, con especialización en violín.
Como compositor autodidacta, ha participado en el concurso de composición coral de Young
New Yorkers Chorus de la Ciudad de New York, Estados Unidos, y en el “Concurso de
Composición de Gerardo Guevara” organizado por la Orquesta Joven de Integración (Young
Orchestra of Integration Y.O.I.) en Moscú, Rusia, ganando el 3er lugar con su obra “Páramo”
para violín solo y orquesta de cámara; “Páramo” fue estrenada el 27 de Septiembre del 2019,
en Moscú, Rusia, por la Y.O.I. bajo la dirección del Maestro Diego Fernando Carrión, siendo la
primera obra de Di Luca en ser interpretada públicamente hasta la fecha. Actualmente Di Luca
reside en la Ciudad de New York, Estados Unidos, donde trabaja como consultor independiente
de impuestos a la renta.

MATEO ALEJANDRO TERÁN ALCOCER: Guitarrista clásico nacido en Sangolquí Ecuador, el 03 de Agosto de 2002. Sus estudios de guitarra los realiza con los maestros: Emilio Lara y César del Carmen. Ha recibido clases de composición con el maestro Volker Staub (Alemania), Actualmente recibe clases de Composición y Orquestación con el Maestro Jorge Oviedo. Frecuentemente recibe clases magistrales con varios maestros nacionales e internacionales. Ha formado parte de varios  festivales de Guitarra y ganador de cinco concursos de Guitarra Clásica, junto a otras varias menciones de honor. Mención de honor en el CONCURSO DE COMPOSICIÓN “Soy ecuatoriano y amo mi cultura musical” ECUADOR MUSICAL 2019. Con su obra “FLOR DE INVIERNO” (Junio 2019)

Descripción de las obras ganadoras.

* FANTASÍA PARA VIOLÍN Y ORQUESTA Nro.1 (Engels Ricardo Monteros Tello): Obra creada en 2019 exclusivamente para el primer concurso internacional de composición “Gerardo Guevara”. Usa un lenguaje atonal mimetizado con géneros autóctonos de diferentes regiones del Ecuador. Intenta mostrar con en un nuevo rostro los mismos colores de las culturas del Ecuador Multiétnico y pluricultural, demostrando que se puede guardar la esencia ancestral con la contemporaneidad del siglo XXI. Obra llena de contrastes tanto en sus tempos y ritmos así como en su lenguaje, entrecruzando el pasado y el presente en un solo pentagrama. 

* FANTASÍA ECUATORIANA Nro. 1 (Emilio José Villacís Villagrán): La obra se puede considerar casi una rapsodia debido a que cuenta con cambios totalmente articulados entre ritmos, pero se la ha denominado fantasía por la falta de armonía tradicional de la música vernácula y por la difuminación parcial del elemento vernáculo por momentos. El lenguaje de la obra es cromático en la introducción a ritmo de san juan. La armonía cromática conserva un estilo parecido a los parafraseos de Liszt en obras como las Reminiscencias de Don Giovanni, los conciertos para piano o el Totentanz. El piano es el encargado de mostrar esto con una técnica cargada mientras la orquesta presenta tensiones que modulan hasta llegar a la tonalidad propia del San Juan.

A partir de este punto la obra posee elementos muy tradicionalistas. El san juan posee movimientos típicos de III-V-I grados y sus equivalentes por enarmonía. Rítmicamente es muy estricto a la base del san juan y el lenguaje del canto es propio de la serranía ecuatoriana. El yaraví recrea la técnica cuartal del maestro Gerardo Guevara para dar un interludio indigenista pero contemporáneo. El tema principal posee melodía pentafónica (influencia indígena) junto con armonía contemporánea. Hacia el final del yaraví se retoma las formas de Liszt para modular hacia el ritmo y tonalidad del albazo. El albazo, al igual cuenta con muchos elementos tradicionales en la música y en la lírica, con ligeras coloraturas armónicas. El estribillo de esta sección usa estilo de bomba más que de albazo para dar ligereza a la obra antes de pasar al yumbo. El yumbo es cargado, lleno de unísonos para darle cuerpo, y con una percusión muy marcado hasta el final para simular el espíritu guerrero.

La obra se puede describir como una micro opereta debido a que la soprano encarna el relato de un personaje masculino. Ella relata la perspectiva del hombre a través de las múltiples escenas de su experiencia. Tanto la música como la letra cambian rápidamente de acuerdo a la evolución del relato. El texto está basado en los modismos de Manuel Mesías Carrera y la compresión y brusquedad de los cambios en las rapsodias de L. H. Salgado.

* PÁRAMO (Ángel Stephano Di Luca Acuña): La obra “Páramo” trata de evocar la imponencia de los altos nevados vistos desde la tranquilidad del páramo andino. Es una meditación y reflexión sobre la maravilla y espiritualidad que se percibe al apreciar los colosos melancólicos de la Cordillera Ecuatoriana, reflejado en el canto del violín solista que pretende volar muy alto alcanzar la cumbre, pero no lo logra. El ritmo que intenté rescatar en esta pieza es el Yaraví, usando un lenguaje musical un poco tradicional académico tonal, tratando de mantener la esencia espiritual propia de la música ecuatoriana.

* FLOR DE VERANO (Mateo Alejandro Terán Alcocer): La presente obra es un “Pasillo” que se inspira en las palabras del maestro Gerardo Guevara, que reiteradamente en distintas entrevistas menciona como a pesar de estar en contacto y nutrirse de la música europea, no olvida quién es, y cuál es su música. Esta obra forma parte de una suite de música ecuatoriana para orquesta de cuerdas que me encuentro escribiendo en este momento, donde cada pieza remarca y desarrolla algún recurso armónico, melódico, etc., de la música popular ecuatoriana, haciendo uso de técnicas de la música académica, como desarrollo motívico, formas más complejas, orquestación, contrapunto, etc. Esta es una visión propia de acercamiento hacia la música ecuatoriana inspirada por el maestro Gerardo Guevara y toda su obra junto a otros compositores ecuatorianos. Todas las obras de la suite se conectan de alguna forma con las otras como por ejemplo un motivo recurrente de acompañamiento en una de ellas, se convierte en la melodía principal de la otra, o se utiliza la misma cadencia al final de una frase.

El pasillo flor de verano está escrito en formato de violín solista con acompañamiento de orquesta de cuerdas. El violín solista recobra el virtuosismo y pasión del requinto frecuentemente utilizado en este ritmo, mientras el resto de la orquesta mantiene siempre el ritmo de la forma tradicional en la que se acompaña el pasillo, cellos y contrabajos se manejan la mayor parte del tiempo realizando las “llamadas” o “bordones” de la guitarra marcante quiteña, por la cual el bajo viaja de un acorde hacia otro con una línea melódica propia. Una de las cadencias armónicas más importantes y conocidas de la música ecuatoriana se maneja constantemente, el I, III, V7 sobre una escala menor. El primer y segundo tema de la obra, después de ser presentados por separado, aparecen al mismo tiempo a manera de contrapunto, los cuales está construidos de tal forma que ambos se escuchen bien definidos y enriquezcan mutuamente. El motivo del cello y contrabajo que se utiliza al final de las frases de los pasillos es utilizado como motivo de una sección fugada, donde sus entradas van siendo más próximas al igual que en un stretto. La orquestación refresca continuamente la obra para evitar la fatiga auditiva y mantener el interés. Hacia la coda final, los dos temas vuelven a ser presentados de forma simultánea, y el acompañamiento sobre semicorcheas con acentos en los tiempos del bajo del ritmo de pasillo anuncian el final de la obra, con un crescendo natural la adrenalina sigue aumentando, y todos los elementos importantes de la obra se van presentando, hasta llegar por última vez al I, III, V7 con el cual termina la obra.

 

CON EL APOYO Y AUSPICIO DE:

embajada
guayaquil
colmena
ruso
sonido

Anterior
Siguiente